Acuña ocupo el segundo lugar en la lista de los mejores 100 prospectos de MLB Pipeline.

Por en febrero 10, 2018

Resultado de imagen para Ronald Acuña

Parece que siempre que se le pregunta al dirigente de los Bravos, Brian Snitker, sobre el venezolano Ronald Acuña, el capataz recuerda el momento en el que, hace más o menos un año por estos mismos días, le informó al grupo de desarrollo de jugadores que era mejor no incluir al joven guardabosque en el roster para la Liga de la Toronja si no iba a tener tiempo de juego.

Después de que Snitker aprovechó varias oportunidades de ver a Acuña contra lanzadores de Grandes Ligas y prospectos avanzados en encuentros de pretemporada el año pasado, el fenómeno de cinco herramientas llamó la atención del mundo del béisbol y se estableció como uno de los mejores talentos en el juego — ocupando el segundo lugar en la lista de los mejores 100 prospectos de MLB Pipeline.

“Si hubiéramos estado obligados a tomar una decisión, hubiera sido parte de nuestro equipo el año pasado como un escalador de muros”, explicó Snitker, empleando un término para describir aquellos jugadores de liga menor que son empleados para expandir el roster durante partidos de la Liga de la Toronja.

Todas los ojos estarán sobre Acuña cuando los Entrenamientos de Primavera arranquen la próxima semana y el oriundo de La Guaira participe en las prácticas con el equipo grande por primera vez. El guardabosque de 20 años de edad está consciente de que le conviene a los Bravos a largo plazo asegurar otra temporada de control contractual al tenerlo en Triple-A Gwinnett para arrancar la campaña, pero eso le impide tratar de que sea una difícil decisión, o al menos intensificar el aclamo que lo rodeará cuando se gane un puesto en el roster de Atlanta.

“Será mucho más divertido este año tenerlo aquí todos los días y ver lo que puede traer este muchacho”, expresó Snitker. “Es un joven muy talentoso. Sólo con verlo el año pasado, nos dimos cuenta que era muy especial. Tiene capacidades bastante buenas. Estaremos muy entusiasmados de verlo jugar”.

“Dejaremos que las cosas se resuelvan por sí solas y veremos cómo progresa. Probablemente nos obligará a tomar una difícil decisión”.

Si Acuña es parte del roster de los Bravos para el Día Inaugural y no baja a liga menor, podría ser elegible para convertirse en agente libre después de la temporada del 2023. Si los Bravos lo mantienen en Triple-A por al menos las primeras semanas de esta campaña, el club podría retrasar su posible agencia libre hasta el 2024.

“Esperamos que Acuña pueda ser el próximo Aaron Judge y llegue para causar un impacto inmediato”, manifestó el inicialista Freddie Freeman. “Me han contado cosas muy buenas de él. Será algo maravilloso. Espero que pueda colarse más antes de lo anticipado”.

Cuando Freeman habló sobre Acuña hace poco, se refirió al jardinero como “ya saben de quién hablo” y lo describió como un muchacho capaz de darle a Atlanta el bateador derecho que le hace falta al lineup. Esto es un gran elogio para un joven prospecto, quien había participado en un total de 40 compromisos en Clase-A antes de participar en los entrenamientos del 2017.

Acuña comenzó a destacarse durante juegos de la liga instruccional después de la temporada del 2015. Todavía estaba a unos meses de cumplir los 18 años de edad, pero dejó una gran impresión en los ex managers Fredi González y Bobby Cox, quienes regresaron a Atlanta hablando maravillas del potencial del prospecto que acababan de ver por primera vez.

Después de perderse la mayoría del 2016 debido a una lesión en una muñeca, Acuña ascendió rápidamente por el sistema de Ligas Menores el año pasado, comenzando con Clase-A Avanzada Florida y terminando con Gwinnett. Entre los tres niveles, bateó .325 con 21 jonrones, 44 estafadas y OPS de .896 en 139 partidos.

Lo que brinda mayores motivos para pensar que tiene la capacidad de superar los retos que se le presenten en el siguiente nivel es que los números de Acuña siguieron mejorando a mediados de la temporada. Tuvo OPS de .814 en 126 turnos con Florida y OPS de .895 en 243 turnos con Doble-A Mississippi. Para sellar su gran año, bateó .344 con OPS de .944 en 243 turnos con Gwinnett.

“Llegó a jugar en algunos encuentros de pretemporada el año pasado, pero no alcancé a verlo porque ya había salido del partido”, dijo Freeman. “Estoy ansioso por ver lo que puede hacer”.

 

 

Fuente: www.elcarabobeno.com


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: