Angarita, un bateador ambidiestro

Por en octubre 16, 2017

El beisbol es un deporte de oportunidades y aprovechar una coyuntura puede ser la diferencia entre el éxito o el fracaso en una temporada.

El inicio del calendario regular, a principios de octubre, suele ser un terreno fértil para que los equipos siembren algunas de las semillas que pueden darle frutos a corto y mediano plazo. La temporada 2017-2018 no ha sido la excepción.

Durante la primera semana de acción varios peloteros se han estrenado en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, la mayoría de ellos con el uniforme de los Bravos de Margarita. Por primera vez en la historia de la franquicia 13 novatos fueron inscritos en el roster inaugural y 11 de ellos se estrenaron. Solo Caribes de Anzoátegui, con nueve debutantes se acercó a esa cifra, entre martes y sábado.

Alfredo Angarita, Carlos Durán, Raúl Rivas y David Rodríguez recibieron su bautismo el Día Inaugural y conectaron el primer imparable de sus carreras en la LVBP. Rodríguez fue usado como emergente y se convirtió en uno de los 28 peloteros en los anales de la LVBP con un jonrón en su primer turno en ronda eliminatoria.

“Debe ser un récord, no recuerdo que algo así haya pasado, al menos recientemente”, soltó Yves Hernández, gerente general de Margarita. “Además, el derecho Luis Bastardo fue otro que se estrenó en esa jornada y tiró un inning en blanco”.

Eventualmente, también tuvieron su partido de iniciación Alberti Chávez y Dennis Ortega, así como los lanzadores Wernel Leal, Jhenderson Hurtado, Eugenio Palma y Adrián Navas. El nutrido grupo contrasta con los tres jugadores jóvenes sin experiencia previa en la LVBP que Margarita inscribió durante la primera semana de la 2016-2017.

Angarita, un bateador ambidiestro que apenas viajó este verano a su primera campaña en Estados Unidos, jamás había jugado un partido en horas de la noche.

“Siendo realista, ni siquiera esperaba estar en el equipo grande. Tuve una buena pretemporada y el manager (interino Reinaldo Ruiz) y el equipo me han dado una oportunidad de estar aquí y estar en ‘play’”, dijo el maracayero, de 20 años de edad.

Angarita comenzó su carrera profesional el año pasado con los Astros de Houston en la liga de novatos de República Dominicana. En 2017 arrancó en el mismo circuito pero terminó en la Liga de la Costa del Golfo, en Florida, otra reunión para reclutas.

“Este nivel es muy superior al que estaba jugando. La presión de los fanáticos, lo caliente del juego, los peloteros con experiencia de los que puedes aprender algo diferente todos los días. Ese ambiente es un gran incentivo. Creo que esa presión me ha dado un impulso. Gracias a Dios comencé caliente con el bate”.

 

Alfredo Angarita puede batear a ambos lados del plato y desempeñarse en varias posiciones

 

El segunda base terminó sus primeros cinco juegos con un promedio de .444 (18-8), el mejor de los isleños y el octavo más alto en la incipiente campaña.

“Varios de esos jóvenes no habían practicado nunca con el equipo grande, pero fueron convocados porque sabíamos que estaban en capacidad de ayudar al club”, destacó Manuel Rodríguez, gerente deportivo de Bravos.

Angarita, además de pararse a ambos lados del plato, puede desempeñarse en segunda, el campocorto y los jardines. Durante los entrenamientos del club se mostró en el center field y no deslució. Una versatilidad, que será muy útil al menos hasta que se uniforme Breyvic Valera, el Jugador Más Valioso de la temporada 2016-2017 y recién graduado de grandeliga con los Cardenales de San Luis.

“Soy un utility y aquí he tenido la oportunidad de mostrarlo. Me gusta bastante el jardín central, pero desde niño mi posición era segunda base o short”, contó Angarita, residente del barrio Brisas del Lago, al sur de Maracay. “Es un honor estar allí mientras se reporte al equipo al equipo Breyvic. Trato de jugar día a día, sin meterme presión, disfrutando estar aquí porque de verdad que no lo esperaba y salir a jugar duro, que es lo que sé hacer”.

Angarita trata de no deslumbrarse con el average y el OPS de 1.101 que muestra su actuación individual. Sabe qué terreno está pisando.

“Tengo que mejorar las situaciones del juego que ameritan fundamentos, ir ganando experiencia en pequeños detalles. No es algo que solo te da la práctica, son cosas que vas resolviendo con la experiencia, a medida que juegas en ligas de mayor exigencia. Es en lo que trato de enfocarme”.

A su corta edad, su idea de lo que quiere llegar a ser y las dificultades para alcanzar esa meta, es una de sus fortalezas.

“Cada vez es más importante jugar varias posiciones y si el bate responde, puedes aparecer todos los días sin tener un lugar fijo en el campo. Marwin González lo ha demostrado con los Astros. Por eso siempre cargo mis guantes de infield y outfield. Los uso, practico con ellos”.

El piloto Ruiz es el que más ha disfrutado la actuación de los bisoños peloteros que tiene a su disposición. Ha estado ligado a la organización como coach desde hace varios años y ha visto crecer a algunos de ellos desde el Programa de Desarrollo.

“La visión que tenía Bravos era, en algún momento, darle la oportunidad a los muchachos y Angarita tuvo una pretemporada extraordinaria. Hizo tremendo trabajo, se ganó la oportunidad de jugar y la verdad que ha hecho todo lo posible para mantenerse en el lineup. Estoy muy contento con el trabajo que está haciendo”.

 

Reinaldo Ruiz tiene la responsabilidad de dirigir a Bravos hasta la llegada de Henry Blanco

 

Ruiz, un ex receptor que actuó en las filiales de Houston entre 2001 y 2005, ha dirigido al Bowling Green (Clase A) en el sistema de los Rays de Tampa Bay desde 2015 y sabe lo difícil que es conciliar obtener resultados con el desarrollo de peloteros.

“Cuando vez las estadísticas y las ligas donde ha jugado Angarita, la LVBP puede ser difícil para un pelotero de esa juventud, pero él y los otros tenían que debutar en algún momento y estamos apostando a los jóvenes. Lo hizo desde el primer día y desde entonces se ha ganado la oportunidad de jugar”, apuntó el técnico, de 37 años de edad. “Claro, es muy diferente cuando trabajo en Ligas Menores todo se enfoca en el desarrollo del pelotero y ganar pasa a un segundo plano. Aquí todo es ganar, no hay mañana, hay que hacer todo lo posible para ganar. Desde el primer día lanzamos a los muchachos al ruedo. Lo hicieron bien. Se les dio la confianza y ellos están jugando con energía, poniendo presión a la defensa rival. Esa es la idea”.

Así que Margarita no ha renunciado a los triunfos. Su equipo es balanceado y seguirá sumando peloteros de experiencia a medida que las hojas se vayan despegando del calendario.

“Ayudo en lo que puedo y cada vez que tengo algo que decir”, destacó Daniel Mayora, la figura criolla de más experiencia en la alineación de Bravos. “Creo que tenemos un buen equipo”.

“Es un club bastante equilibrado”, concordó Angarita. “Tenemos jóvenes y peloteros con trayectoria en el beisbol, buenos importados. Algunos como Mayora nos dan consejos y están allí para hablarnos, porque es una liga fuerte. Son muchos pitchers difíciles y necesitamos saber cómo enfrentarlos o estar al tanto del comportamiento de algunos jugadores cuando están en circulación. Son los detalles importantes del partido. Mayora es un gran bateador en esta liga y trato de aprender de lo que le veo hacer. De nuestro lado, tratamos de poner el corazón y hacer las cosas con ganas”.

“Todo pasa por aprovechar la oportunidad. Si están aquí los vamos a usar y los resultados dirán cuánto tiempo seguirán”, abundó Ruiz.

Rodríguez, un catcher que se ha estado abriendo paso en las filiales de Tampa Bay, al igual que Angarita, ha respondido en situaciones de presión.

“Lo tuve todo el año pasado en Ligas Menores, lo conozco bien. En el invierno fuimos a Australia con el Brisbane y tuvo una buena actuación (.442/.494/.753 y 1.247 de OPS en 77 turnos). Lo conozco muy bien y él se crece en los momentos apremiantes. Así que cuando (el manager de Caribes de Anzoátegui Rouglas) Odor trajo un zurdo (el ex grandeliga Joseph Ortiz), lo puse a batear y dio el jonrón. Respondió”, enfatizó Ruiz.

Al menos hasta ahora, los novatos de Margarita en mayor o menor medida han sido premiamos por su pretemporada y han demostrado que esa exposición puede ser fructífera. El tiempo dirá hasta dónde llegarán, cuáles serán los frutos de su irreverencia y de la confianza que les brinda la gerencia insular.  

 

Fuente: www.lvbp.com


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: