Chris Paul enrumbo a Houston.

Por en noviembre 9, 2017

Tras seis años en los que se había convertido en un referente total en Los Angeles, el pasado verano  ponía rumbo a Houston. Un cambio de aires que pudo sorprender a muchos, pero que, en realidad, tenía varias causas para analizar.

Más allá de cuestiones deportivas, personales o salariales, el base es casi el único que sabe los verdaderos motivos que le empujaron a querer ponerse la indumentaria de los Rockets, uno de los rivales más directos en el poderoso Oeste. Sin embargo, hay uno de sus compañeros que ha arrojado algo de luz hacia el misterio de su marcha.

En unas palabras realizadas para Sports Illustrated ha comentado cómo vivió la salida de Paul a través de una anécdota que ejemplifica cómo era el clima que se estaba viviendo en el seno del equipo.

A propósito de una invitación que hizo  a todos sus compañeros para que pasaran unos días en una casa que había alquilado en San Diego, Rivers quiso dar a entender que en la última época con Paul algo así no habría podido suceder porque no se sabía quién era el líder del equipo; y ahora que Griffin se había quedado solo para ocupar ese trono, un ejercicio de convivencia como ese servía ahora para unir más a todo el vestuario.

“La dinámica entre Blake y Chris era rara. No sé por qué. Simplemente era extraña”, comenzó diciendo Rivers. “Nadie sabía quién era el líder. Y si tenías algo que decir al respecto, eso al final se acabaría convirtiendo en una discusión. Creo que la gente a veces tenía miedo de decirle algo a Blake, porque no sabías cómo él iba a reaccionar”.

Para Rivers, en esta campaña esa situación ha cambiado porque “ahora él es una persona totalmente diferente. Más cercana. Creo que es porque nos hemos unido a él. Sabemos quién es nuestro líder. Estamos a tope con Blake Griffin”.

 

 

Fuente: www.nbamaniacs.com


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: