El guerrero de Croacia

Por en julio 12, 2018

Como algunos de sus compañeros de selección, Mario Mandzukic se crió con el sonido de los disparos de fondo en la guerra de los Balcanes en la pequeña ciudad de Slavonski Brod (1986) hasta que su familia se refugió en Alemania. De ahí surgieron posiblemente su carácter inquebrantable y algo conflictivo y su espíritu luchador, armas que, a falta de virtuosismo y calidad con los pies, le han llevado a competir en la élite y a clasificar a su país, Croacia, a la final del Mundial.

Su carácter, a menudo tosco y seco, le ha traído más de un quebradero de cabeza en una carrera que explotó en el Wolfsburgo y le catapultó a Bayern, Atlético de Madrid y Juventus. Hasta ayer, su mayor logro fue levantarla Champions con el equipo bávaro en 2013, donde anotó un tanto en la final de Wembley ante el Borussia. Con la Juve disputó la final de Cardiff 2017, donde su golazo de chilena fue insuficiente ante un Madrid muy superior.

Hoy es el héroe de un país de cuatro millones de habitantes que vive un sueño desde hace cuatro semanas. “En este equipo jugarán Mario y diez más”, anunció Pep Guardiola a la plantilla del Bayern al poco de coger las riendas del equipo. “No hay nadie que se esfuerce más, que acabe más roto los partidos, por eso es el mejor”, contaba el técnico catalán según explica el periodista Martí Perarnau en su libro ‘Herr Pep’.

Su temperamento inconformista y rebelde, sin embargo, chocaron de frente con el método de Guardiola, que no veía en Mario el perfil ideal de ‘9’ para ejecutar su fútbol. “Guardiola me faltó al respeto”, declaró después de dejar el Bayern para poner rumbo al Atlético. Dicen quienes le han tratado que no acepta ser suplente o ser cambiado antes de tiempo y que no tiene inconveniente en mostrar su enfado con técnicos y compañeros. Todos coinciden eso, sí, que se parte el alma en el campo presionando y chocando sin cesar. Bien lo sabes los zagueros rivales, con los que no hay partido en el que no acabe en rifirrafe.

Tal es su testarudez que el croata, a las órdenes de Simeone, escondió una lesión a los servicios médicos del Atlético para seguir jugando. Como ocurrió con Guardiola, Simeone solo lo aguantó una temporada. En la Juve ha encontrado el acomodo perfecto gracias al talante y mano izquierda de Allegri, que, a diferencia del Cholo y Pep, ha sabido convencer al croata de ocupar zonas alejadas del área.

En el Mundial de Rusia ha transitado a la sombra de Rakitic y Modrichasta que ayer, en el minuto 109, marcó el tanto más importante de Croacia para apear a Inglaterra. Fue su segundo gol en la cita rusa tras poner el 1-1 en el partido de octavos frente a Dinamarca.

 

 

Fuente: www.mundodeportivo.com


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: