El mejor jugador de básquetbol del mundo

Por en mayo 23, 2018

Una acción tras otra. Un rival tras otro. Una tapa decisiva. Un triple sobre la chicharra para ganar. LeBron James hace de todo. Pero podría jugar partidos terrenales y no estaría en discusión lo que es indiscutible: que es el mejor jugador de básquetbol del mundo. Pero como es también un competidor feroz e incansable y como sabe que esta temporada no cuenta con un equipo tan sólido, va y juega quizás al nivel más alto de su carrera. Lo volvió a demostrar el lunes, con los 44 puntos con los que lideró el 111-102 de Cleveland sobre Boston, para igualar 2-2 la final del Este.

Con 33 años, cuando de a ratos -sólo de a ratos- daba la sensación de que la posta la habían tomado los Curry, los Westbrook, los Harden o los Durant, el alero de Cleveland deja claro que lo suyo va más allá. Y entonces se vuelve a plantear lo que alguna vez se planteó: ¿LeBron James llega a la altura de Michael Jordan?

La conclusión dependerá de gustos, porque al cabo la subjetividad se impone. Lo que se intentará, entonces, es establecer el paralelismo más objetivo posible.

Jordan ganó seis anillos de la NBA, todos con esos Chicago Bulls a los que hizo grandes. Lo logró al conquistar dos tripletes, con el curioso -o único, o insólito, o como guste el lector- detalle de que en medio de ambos reinados se retiró transitoriamente y se dedicó a jugar al béisbol. Ah, jamás perdió una final.

LeBron lleva siete años consecutivos jugando la final de la liga. En ese lapso alzó tres veces el trofeo Larry O'Brien (dos con Miami y uno con Cleveland), pero a diferencia de MJ, que nunca vio a un rival irse con su gloria, perdió en ese lapso cuatro definiciones, que se suman a la primera, en 2007, a manos de los Spurs de Emanuel Ginóbili.

En esa comparación, no es James el único en perder con Jordan. Magic Johnson, Larry Bird, Kobe Bryant o Wilt Chamberlain, por citar sólo algunos de los grandes de siempre, fueron subcampeones. Hasta Bill Russell, máximo ganador histórico, con 11 torneos fue segundo en una ocasión.

Como no sólo de finales viven los competidores -qué pocos serían en tal caso-, no todo fue perfección para Jordan, quien pasó varios años de traspié en traspié hasta alcanzar las mieles del éxito: cayó en las tres primeras rondas de los playoffs de su carrera, instancia en la que LeBron jamás perdió (13-0).

Jordan es el cuarto goleador histórico en temporadas regulares, con 32.292 puntos, y James está séptimo con 31.038. Donde LeBron James ya pasó Jordan es en los playoffs, de los que es el anotador histórico: 6.668 tantos contra 5.987 de MJ.

Ambos fueron dos veces campeones olímpicos (si continúa en la Selección, James tiene todo para sumar un tercer oro en Tokio 2020) y Novatos del Año. LeBron ganó cuatro veces el premio al Jugador Más Valioso de la temporada, mientras que Michael lo logró en cinco ocasiones.Y los dos fueron elegidos 14 veces al Juego de las Estrellas, cifra que el nacido en Ohio seguramente superará.

Con la lengua afuera, como siempre, Michael Jordan volaba en las canchas.

Con la lengua afuera, como siempre, Michael Jordan volaba en las canchas.

Si el debate por ese cetro imaginario se reavivó en estas semanas en las que ni siquiera había un título en juego, eso se debió en exclusiva al nivel de juego mostrado por el "23" de Cleveland. Porque se cargó sobre sus hombros la responsabilidad de hacer progresar a los Cavaliers con sus compañeros por momentos haciendo las veces de espectadores. Cierto es que ningún jugador por su cuenta gana solo, como también es real que LeBron se acercó bastante a hacerlo realidad.

En la primera ronda de la Conferencia Este, ante Indiana, los Cavs debieron parir el triunfo en siete partidos. James promedió 34,4 puntos, con un 55% de efectividad en tiros de cancha, mientras que el resto de los titulares durante la serie promedió 34,9 y 34 por ciento.

El público se rinde ante LeBron. (EFE)

Idolatrado por los hinchas de Cleveland, LeBron James tiene un presente estelar en la NBA.Foto: EFE

Luego LeBron condujo al equipo a una barrida histórica sobre Toronto, el equipo mejor ubicado tras los 82 juegos de la fase regular. En ningún espacio universal parecía caber la posibilidad de que estos Cavaliers les ganaran 4-0 a los Raptors, flaquezas mentales de la franquicia canadiense al margen. LeBron lo hizo posible. En la actual postemporada, promedia 33,7 puntos, 8,7 rebotes y 9 asistencias por partido. Es un jugador de toda la cancha.

Las alabanzas al Rey se corresponden con esa falta de jerarquía en el acompañamiento. Detrás de él, Kevin Love es el único con múltiples apariciones en Juegos de las Estrellas. Pero el resto del plantel está conformado por buenos jugadores de rol e interesantes proyectos.

Michael Jordan y Scottie Pippen, juntos en Chicago Bulls.Foto: AP

Michael Jordan y Scottie Pippen, juntos en Chicago Bulls.Foto: AP

Jordan, por su parte, no ganó el anillo de campeón hasta que Scottie Pippen llegó a aquellos Bulls de Phil Jackson y en las seis consagraciones estuvo acompañado por jugadores que no sólo fueron All Stars, como Horace Grant o Bill Cartwright, sino que ingresaron al Salón de la Fama de la NBA, como el propio Pippen o Dennis Rodman.

LeBron James compite en la era de Golden State Warriors, el mejor equipo y uno de los mejores de todos los tiempos. Jordan jugaba en los Bulls cuando estos eran los Warriors de entonces. Vale preguntarse si aquel Chicago podría haber ganado los títulos que ganó sin su mayor estrella.

 

 

Fuente: www.elclarin.com


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: