Ganaron los Celtics a los 76ers en un duelo donde no hubo rebajas

Por en octubre 17, 2018

Los últimos Drafts han venido fuertes pero especialmente precoces. La crème de la crème no ha tardado en quitarse la pegatina de promesas para empezar a dominar la liga desde ya.

De 2015 tenemos a Towns como top-10 para 2K19 y Porzingis como jugador franquicia de los Knicks. En 2016 sobresale Ben Simmons, Mano del Rey en los 76ers, y Jaylen Brown, valiente e incombustible en sus primeros playoffs.

Pero los jugadores que protagonizan este post son uno de la edición de 2014 (aunque no debutaría hasta dos años después) y otro de la reciente añada de 2017.

 y  (ambos pick 3) no comparten ni edad (24 y 20 respectivamente) ni ubicación en pista (pívot y alero). Pero prometen una década de careos de incalculable valor.

Ju-ga-dón

Ayer concentraron, en tan solo una jugada, lo que puede ser la Conferencia Este durante los próximos seis meses. Dos equipos poderosos y jóvenes dispuestos a disputarse (con permiso de Raptors) el trono de su mitad del país. Y los Celtics, parece, estarán un poco por encima. Ambos, Tatum y Embiid, se codean ya con la alcurnia de su posición. Tranquilamente entre los mejores wings y centers de la liga y claros candidatos (a estrenarse uno y repetir el otro) al próximo All-Star Game.

Partido disputado que ganaron los Celtics a los 76ers en un duelo donde no hubo rebajas. Como no las hubo en este sano pique entre ambas (digámoslo ya) estrellas. Embiid flexionó rodillas y aguantó todas y cada una de las filigranas. Menos la última. Ahí Tatum, plástico y espectacular, ganó el espacio suficiente para armar el tiro y meterla contra tablero.

 

Fuente: www.nbamaniacs.com


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: