Muguruza, en acción en el partido ante Ostapenko.

Por en octubre 22, 2017

Resultado de imagen para Muguruza

Jelena Ostapenko está caminando por el mismo sendero que pisó la Garbiñe Muguruza hace poco. Ganar un Grand Slam siendo muy joven, todavía más la letona, irrumpir entre essaysbuy.net las mejores y cuestionar su liderazgo, además de asumir la presión de un favoritismo temprano. [Narración y estadísticas]

Similares en cuanto a virtudes y defectos tenísticos, es en el aspecto mental donde debían notarse las grandes diferencias entre ambas. Y así fue. La hispanovenezolana se impuso en el duelo entre la mejor tenista del año y la que más ha mejorado, por 6-3 y 6-4 en una hora y 25 minutos del primer partido del Grupo Blanco en el Torneo de Maestras.

La resolución por la vía rápida, en apenas dos sets y cediendo siete juegos, le otorga una ventaja con vistas a futuros empates en su grupo, que ahora lidera Karolina Pliskova. La checa, número tres del mundo, arrasó a Venus Williams con un doble 6-2. Una victoria contra Pliskova el martes supondría la clasificación matemática para la semifinal y un gran paso para el objetivo de recuperar el número uno.

"Jelena ha jugado muy bien. Al final del partido buscó hasta su última oportunidad y trabajé para mantenerme sólida. Yo estaba luchando bien, mis golpes me daban puntos en momentos importantes. Esta es mi cuarta vez en Singapur [incluyendo el dobles de 2014], y sé lo importante que es cada partido", comentó la ganadora tras el encuentro. Firmó 10 'winners' y 14 errores no forzados por 21 y 25 respectivamente de Ostapenko, unos números más abultados.

Hacía sólo tres semanas que las dos vencedoras de 'grandes' este año se habían medido, en Wuhan, con victoria para la antigua alumna de Anabel Medina. Entonces Muguruza sufrió el juego explosivo de ésta, cayendo por primera vez en su tercer enfrentamiento. El antídoto para no contagiarse de la rival era acercarse lo menos posible al 'enfermo', es decir, no entrar en la ruleta rusa de cañonazos y golpes imposibles, en el caos donde la de Riga se mueve como pez en el agua. Aprendió la lección.

El punto de madurez de Muguruza

Después del 1-0 inicial para Garbiñe, el partido entró en una espiral de juegos ganados al resto. Cinco de los siguientes seis se vencieron quebrando el saque de la oponente. Las dos tuvieron en la mano ese momento clave, ese punto en el que si la bola termina en el lado contrario el set está casi sentenciado. Y ahí se notó el punto de madurez y la paciencia para masticar el primer parcial de la española, que siempre se mantuvo por delante hasta el 6-3.

La vigente campeona de Roland Garros se iba diluyendo poco a poco entre inoportunas dobles faltas y errores no forzados, mientras que la ganadora de Wimbledon no cedía ni un milímetro. Pudo resolver el partido incluso con un 6-1 en la segunda manga, pero una pequeña reacción de la joven Jelena complicó algo más la victoria. No llegó a revolución, y ni siquiera Sam Sumyk necesitó bajar a la pista en todo el choque para corregir posibles errores de la española. El primer paso en Singapur no tuvo mácula.

 

 

Fuente: www.elmundo.es


Otras Noticias

A %d blogueros les gusta esto: